Saltar al contenido

Archivo DLL en informática: ¿Qué es? ¿Para qué sirve?

Comúnmente conocidos como archivos DLL (Dynamic Link Library o biblioteca de enlace dinámico), son extensiones de código ejecutable que forman de softwares y aplicaciones. Estos archivos se encuentran separados en ficheros distintos y se ejecutan cuando el usuario accede a funciones determinadas de un software. Gracias a estos archivos, el procesador puede “discriminar” qué parte de un software ejecutar y cuáles otras deben estar en espera.

Los archivos DLL se usan de manera exclusiva en el sistema operativo de Microsoft Windows y se caracterizan por tener la extensión “.dll” al final del nombre que identifica cada fichero. Cabe destacar también que todos SO de la actualidad cuentan con archivos ejecutables que, pese a no llamarse DLL, cumplen exactamente la misma función.

Además, dado que estos archivos contienen información referente a los softwares, es común que contengan fuentes, comandos, recursos gráficos y visuales, entre otros. A raíz de esto, al instalar, actualizar o ejecutar algunos softwares de aplicación puede llegar a presentarse algún error relacionado con los archivos DLL.

Para qué sirve

Los archivos DLL son tan útiles como importantes para los ordenadores actuales. Esencialmente, estos componentes permiten que los softwares y archivos ejecutables sean sustancialmente más ligeros. Esto se logra al “fraccionar” en partes más ligeras y organizar de forma lógica los elementos de código que componen un software. De esta manera, los procesos que realiza el programa utilizado por el usuario no ralentizan ni comprometen el rendimiento del ordenador.

Los archivos DLL suelen estar en carpetas en donde estos se almacenan grupo.

Otro uso importante que se basa en los archivos DLL recae en las librerías de enlace dinámicas compartidas. Así, paquetes de softwares o programas que utilizan los mismos archivos DLL, no necesitan instalar ficheros de código ejecutable que ya se encuentran en el ordenador, sino que comparten el uso de estos archivos DLL y con ello, aligeran el peso total de un software tras ser instalado.

De todo lo anterior, es posible recalcar que los archivos DLL también optimizan el uso de la memoria RAM y el procesador de un ordenador. Esto se debe a que utilizan un algoritmo que permite ejecutar código de forma ordenada y bajo un flujo constante, lo que mejora de manera importante las velocidades de carga y ejecución de softwares.

Problemas con los archivos DLL

A pesar de lo fundamental que resultan estos archivos para el correcto funcionamiento de una computadora, lo cierto es que en muchas ocasiones es posible toparse con problemas relacionados con errores de archivos DLL. Estos inconvenientes son causados por problemas en la escritura del código de algunos de estos componentes, los cuales pueden generar desde problemas de incompatibilidad con ciertos hardwares, hasta incluso detonar errores fatales con el sistema operativo.

Igualmente, cuando se daña un archivo DLL que es indispensable para un software, lo más probable es que este deje de funcionar y arroje una ventana emergente señalando que existe un problema con cierto archivo DLL.

Dicho esto, cuando se presentan de manera recurrente este tipo de inconvenientes, los programadores de un software trabajan en corregir el problema de código y ofrecer una actualización de los archivos DLL, lo cual casi siempre brinda una solución adecuada para estos males.

En caso de que los problemas sean causados por un archivo DLL borrado o dañado, es necesario buscar y descargar el componente DLL solicitado por el software para solventar la problemática.

Descargar e Instalar archivos DLL

Como se ha comentado, en algunas oportunidades es necesario realizar una instalación manual de archivos DLL para corregir cualquier problema que presente una aplicación. Sin importar la versión de Windows que posea un ordenador,  las instrucciones a seguir son las mismas:

  1. En primer lugar, es necesario conocer cuál es el fichero de extensión DLL que se necesita para solventar el problema. Esto se obtiene de forma sencilla, ya que al ejecutar el software, éste arrojará una pestaña emergente con un mensaje como “El archivo ABCD.dll Está dañado” o “El _ABCD de punto de entrada de procedimiento no se encuentra en la biblioteca de vínculos dinámicos ABCD.dll”, al leer este mensaje se obtiene el nombre del archivo que es necesario instalar o sustituir.
  1. Tras conocer el nombre de la biblioteca de enlace directo que se necesita, basta con descargar el componente desde alguna fuente confiable. Esta fuente dependerá del software, ya que cada desarrollador aloja sus actualizaciones y componentes en páginas distintas. Sin embargo, existen páginas como esta. Allí se encuentra un catálogo completo de archivos DLL, por lo que basta con buscar el necesario y hacer click en “descargar”.

  1. Luego de descargar el fichero correspondiente, este vendrá en forma de archivo comprimido en formato RAR. Ejemplo: rar
  2. A continuación se debe buscar la ubicación del fichero descargado y descomprimirlo. Al hacerlo, aparecerá el archivo de extensión “.dll” que se necesita. Ejemplo: dll
  3. Una vez que se tiene el archivo dll, se debe copiar y pegar dentro de la carpeta System32 en el disco duro local. La ruta de ubicación de esta carpeta es: C: \Windows\system32.
  4. Al pegar el fichero, es posible que el sistema solicite permiso de administrador para ejecutar el proceso, por lo que basta con hacer click en “permitir” y listo.
  5. Finalmente es necesario instalar el archivo .dll que se ha pegado en la carpeta System32. Para hacerlo, es necesario ingresar a la pestaña de inicio de Windows y escribir “ejecutar”. Con ello se abrirá una pestaña de Windows en la que se debe ingresar el comando regsvr32 junto la dirección del archivo DLL que se desea instalar. En este caso, con el ejemplo utilizado sería: regsvr32 C:\windows/system32/archivodll

Tras hacer esto, el procedimiento de instalación del archivo DLL habrá finalizado con éxito.

Ventajas y desventajas

Tras lo dicho anteriormente, queda claro que los archivos DLL son indispensables para el correcto funcionamiento de un ordenador. No obstante, los problemas relacionados las bibliotecas de enlace dinámico pueden ocurrir tras la instalación de nuevos softwares o componentes a un ordenador, algo que se traduce en desventajas derivadas de su uso. A continuación se presentan las ventajas y desventajas del uso de DDL:

Ventajas

  • Mejora el rendimiento de los ordenadores, ya que fracciona de manera lógica y ordenada los procesos que debe llevar a cabo el hardware del sistema para hacer funcionar softwares de aplicación.
  • Disminuyen el espacio utilizado por los programas en el disco duro.
  • Aligera los procesos de trabajo de la memoria RAM, ya que hace que ésta sólo deba recordar aquellos archivos DLL que se están utilizando en un momento dado, algo que sería mucho más complicado si fuera necesario recordar todos los componentes que utiliza un hardware.
  • Son fáciles de actualizar y conseguir, ya que existen numerosas páginas de internet que ofrecen la posibilidad de descargar archivos DLL de forma gratuita y segura.
  • Los archivos DLL tienen soporte multi-idioma, por lo que pueden leer el lenguaje utilizado en el ordenador.

Desventajas

  • En algunos casos, después de realizar alguna actualización de sistema o de software, es posible que se presenten problemas de compatibilidad y lectura de archivos DLL.
  • Los archivos DLL se usan de manera exclusiva en ordenadores con sistema operativo Windows, por lo que usuarios de otros SO deben acudir a otras fuentes para conseguir los ficheros necesarios.
  • Al desinstalar un programa, es posible que se eliminen archivos DLL utilizados de manera compartida con otros softwares.