Saltar al contenido

¿Qué es un disco duro SSD y cuáles son las diferencias con discos convencionales?

Los discos de estado sólido, SSD a l por sus siglas en inglés, son dispositivos que almacenan los datos de un ordenador. Su nombre hace referencia al hecho que no cuenta con ninguna movilidad mecánica en su interior y se caracteriza principalmente por no tener platos ni discos magnéticos, como los discos duros convencionales (HDD). Además aporta a los ordenadores mayor velocidad y latencia de la que podrían ofrecer los HDD.

Este dispositivo funciona con la interfaz SATA, igual que los HDD; cuenta con una memoria flash NAND 3D, por lo que no necesita de alimentación eléctrica para retener información; ofrece un mejor tiempo de carga a los sistemas operativos y otros software; y puede ser utilizado en una PC junto con discos HDD. Si te interesa conocer más sobre los SSD, a continuación encontrarás toda la información que necesitas saber.

Diferencias entre discos SSD y HDD

Si es la primera vez que lees sobre los discos duros SSD seguramente tienes algunas dudas sobre sus diferencias con los discos duros tradicionales o HDD. Por esa razón aquí te especificaremos las principales diferencias entre ambos dispositivos de almacenamiento para ordenadores y que así sepas reconocerlos fácilmente.

  • La capacidad de los SSD es entre los 256 GB y los 4 TB. Por su parte, los HDD tienen una capacidad entre 1 y 10 TB.
  • Los SSD son de menor consumo que los discos duros convencionales.
  • En cuanto a coste, los dispositivos HDD son más económicos los discos de estado sólido.
  • El ruido que hace un componente SSD es mucho menor debido a que no cuenta con partes móviles. Los HDD producen más ruido por sus partes mecanizadas.
  • Los discos duros clásicos producen leves vibraciones a causa de los discos rotatorios, esto no ocurre con los SSD pues no cuentan con partes móviles.
  • En cuanto a la durabilidad, los dispositivos de almacenamiento de datos SSD tienen celdas que se pueden reescribir un número limitado de veces. Por parte de los HDD pueden durar más tiempo, pero sus partes mecánicas se pueden dañar por culpa del movimiento en cualquier instante.
  • Los discos duros tradicionales tienen un tiempo de arranque de 16 segundos mientras que los SSD solo tardan 7 segundos en arrancar.
  • La tasa de transferencia de datos en los discos duros de estado sólido es entre los 200 y 550 MB/s. Los HDD cuentan con una tasa de transferencia de solo 50 a 150 MB/s.
  • Los SSD no se ven afectados por el magnetismo manteniendo los datos en su interior a salvo. Los HDD pueden eliminar los datos en su interior si se ven expuestos a magnetismos.

Componentes de un SSD

disco duro SSD

Los discos duros de estado sólido funcionan de manera eficiente gracias al correcto funcionamiento de cada una de las partes que lo conforman. En general son 4 partes las que componen este dispositivo de almacenamiento para ordenadores y son los siguientes.

  1. Memoria Flash: es la pieza encargada de almacenar la información y es la parte más valiosa de todo el dispositivo. Actualmente esta pieza representa aproximadamente el 70% del valor total de estos dispositivos de almacenamiento. Dependiendo del tipo de SSD que tengas puede tener diferentes memorias Flash, estas son:
  • Single Layer Cell: conocidas como SLC, permiten escribir un bit por celda.
  • Multi Layer Cell: llamadas también MLC, ellas escriben dos bits por celda.
  • Enhanced Multi Layer Cell: conocidas con las siglas eMLC, es la versión mejorada de las MLC y permite escribir dos bits por celda.
  • Triple Layer Cell: las TLC permiten escribir tres bits por celda.
  • 3DBICS: es la generación más nueva de Toshiba y utiliza silicio en 3 planos para su funcionamiento.
  1. Firmware y controladora: la controladora es un procesador de pequeño tamaño que junto con el firmware son los encargados de ejecutar cómo, dónde y cuándo se escribe y lee la información del dispositivo. Estos son los encargados de coordinar la interfaz, el caché y la memoria flash del SSD de esa manera aporta un mayor rendimiento y alarga la vida del dispositivo.
  2. Interface: es el software que comunica la placa base del ordenador con la SSD. Este puede ser SAS, SATAIII, PCI Express o NVMe que son los más utilizados en la actualidad.
  3. Caché o memoria RAM: esta funciona como un archivo temporal de los datos que serán almacenados antes de que se guarden de manera definitiva. En caso de no haber sido guardados por completo la información que se encuentra aquí puede eliminarse

Tipos de SSD

Actualmente existen diferentes tipos de SSD disponibles en el mercado que varían según la compatibilidad de tu ordenador sin importar si es de mesa o portátil. Los tipos de discos de estados sólidos disponibles hoy en día son los siguientes.

  • Discos SSD SATA: es el tipo de conexión más común en los SSD y lo usan todos los equipos fabricados desde el año 2010. Si tu ordenador cuenta con puertos SATA permitirá hacer el cambio de disco duro y mejorar la velocidad de tu ordenador de mesa o portátil.
  • mSATA y M.2: en caso de que tu dispositivo cuenta con conexión mSATA o M.2 puedes implementar el SSD junto con el HDD. No hay necesidad de sustituir los discos duros porque de esta manera puedes almacenar mucho más datos.
  • Discos SDD PCI-e: son los necesarios para conectar a ranuras PCI-e en la placa base de los ordenadores de mesa. No son muy comunes y por esta razón este tipo de SSD es más costoso que el resto.

Todos estos tipos de discos duros de estado sólido se encuentran disponibles en un tamaño de 2,5” para las portátiles y 3,5” para los ordenadores de mesa. Sin embargo, si cuentas con uno de 2,5” de tamaño puedes usarlo en tu equipo de sobremesa con un adaptador especial e incluso en algunos equipos sin necesidad del adaptador

Ten en cuenta que en caso de que tu equipo tenga un puerto IDE o de conexión antigua tengas que olvidar la idea de cambiar el disco duro por un SSD. Esto se debe a que ya no se fabrican dispositivos que tengan este tipo de puerto y no existen los SSD con formato IDE, ya que este sistema es para ordenadores muy antiguos.

Ventajas y desventajas

Ventajas del SSD

Los discos duros de estado sólido o SSD son una excelente opción de potenciar tu ordenador portátil o de sobremesa. Sin embargo, como todos los dispositivos de almacenamiento cuenta con diferentes ventajas y desventajas que debes tener en cuenta.

Ventajas

  • Ofrece una mayor velocidad en lectura y escritura de datos.
  • Sus componentes le permiten tener un rápido acceso a toda la información alojada en el dispositivo. El tiempo de respuesta promedio por comando asignado es de 7 segundos.
  • A comparación de los HDD, funcionan hasta diez veces más rápido.
  • Son más livianos y de menor tamaño, perfecto para poner en cualquier tipo de ordenadores.
  • Su gran capacidad hace que las soluciones a posibles fallos se realice de manera rápida y eficiente.

Desventajas

  • En caso de fallar la recuperación de datos almacenados resulta un proceso complicado a causa de la memoria flash.
  • Su vida útil es menor a causa de sus componentes de menor tamaño.
  • La versión más económica disponible en el mercado puede tener un coste hasta dos veces más que los discos duros convencionales. Los dispositivos más complejos pueden ser hasta cuatro veces más costosos.
  • Son susceptibles a golpes y estos pueden eliminar información sin previo aviso.